Mi viejo Lago ya no es lo que era

En el parque se dejó de escuchar "¡dale campeón!" y cada vez parecen más lejanos aquellos momentos de gloria. El Lago apuesta hoy por un equipo lleno de jóvenes y espera sean las alegrías del mañana.

Regatas respira grandeza. Club gigante en Mendoza si los hay, el hincha regatense se acostumbró a pelear arriba siempre y más con las Divisiones de Honor que lo tienen como uno de los máximos ganadores. La frase que más se escucha en las canchas del Lago desde hace algunos años no es una más. “Tenemos que salir campeones” esconde la necesidad de reactivar esa grandeza que hoy parece dormida.

Cuando el plano local no daba frutos, las Divisiones de Honor eran la caricia al alma que el Lago necesitaba para agigantarse cada vez más en el futsal. Tras ser campeón de la DH 2009 (4ta y última del club) el Lago volvió a sonreír después de 5 años sin títulos. Poco después corto una sequía de 13 años sin campeonatos en Mendoza y de 2011 a 2014 ganó un título por cada año.

Todo indicaba que el camino conducía a volver a ser aquel Lago de fines de los ’90 y principios de los 2000: ese que arrasaba en el plano nacional y figuraba seguido en las filas internacionales. Pero no fue así y en el parque comenzó una nueva sequía: ya son cuatro años sin títulos en la provincia y cinco años sin poder estar entre los semifinalista de una DH.

Hoy son los jóvenes del parque los que conviven con la responsabilidad de llevar la camiseta de un equipo que constantemente demanda títulos y buenos resultados. ¿Será éste el año en el que el parque vuelva a gritar campeón de la mano de los pibes o será otro año para sumar experiencia con vista a ser una potencia en algunos años?