La sana costumbre de ganar

Alianza, Jockey, y UNCuyo son los tres clubes en los que Eduardo Strugo ha dejado o deja su sello. En todos le fue bien. ¿Qué tendrá el petiso?

Hizo historia en Alianza, fue multicampeón en el Burrero, el comienzo en UNCuyo vino con 100% de efectividad. Sabemos que no es Ricky Maravilla, pero la carrera de Strugo está marcada por resultados positivos. 
 
Gastón Alto, Renzo Lodi, Diego Koltes y Gonzalo Pires son algunos de los grandes cracks que ha dirigido Edu a lo largo de su carrera. Pero no sólo buenos jugadores han sido la clave del éxito de Eduardo, que donde estuvo ha contagiado hambre de gloria y amor por el buen futsal.
 
Pero que mejor que avalar su trayectoria con datos: en Alianza Guaymallén logró hacer posible lo imposible, el León jugó en 2010 la primera y única final de su historia con Strugo como entrenador.  
 
Claro, Jockey Club no dudó en contratarlo cuando tuvo que buscar un reemplazante para Armando Corvalán en 2015. El Pelado respondió con creces y se consagró campeón de seis torneos locales, cuatro de forma consecutiva y además sumó una Copa Mendoza a la vitrina. En cuatro años al mando del equipo del Barrio San Ignacio logró convertir un gran equipo en un equipo invencible en nuestra provincia. No pudo romper con el maleficio del Burrero en la DH y eso que estuvo cerca: en 2016 perdió la final con Magallanes (1-3 en Esquel). 
 
Hoy se encuentra en la Universidad Nacional de Cuyo, luego de haberle puesto punto final a su ciclo en Jockey. El Verde parece no ser la excepción al “efecto Strugo” y ha ganado 5 de 5 en la Primera B. Hoy, por Copa Mendoza, la tiene complicada ante Alemán B como visitante. 
 
¿Podrá ser quien devuelva a la U a Primera? Al ritmo que va, Strugo ya dejó su marca en el fútbol de salón mendocino y se presenta como su nuevo gran objetivo.