La C20 quiere cortar la sequía

El elenco borravino trabaja pensando en la corona que se le viene negando hace 3 años.

Postal de Rosario 2015. La última vez.

Mendoza es cuna de cracks, de eso no hay dudas. Semillero inagotable, el talento desperdigado en cada categoría de la provincia nos convierten en la potencia más allá de los resultados. Hablamos de procesos, de trabajos a largo plazo, y obviamente, de ese ADN por herencia que por suerte abunda de este lado del mapa.

El tema es que, paradójicamente, la racha adversa de títulos llama la atención en la categoría C20 (ex juveniles). Una división próxima a la primera, donde más allá de ser la culminación del trabajo de inferiores, el resultado empieza a mandar un poco. Nuestros pibes fueron los mejores de Argentina por última vez en el 2015, cuando el torneo tuvo sede en Rosario. Luego pasaron tres años con la garganta seca, en camadas de enormes jugadores que ya pintaban para mucho pero que no pudieron cerrar ciclo con vuelta olímpica incluida.

Con cuerpo técnico nuevo, el deseo será volver a la cima en la cita nacional donde seremos locales: del 18 al 24 de agosto en San Rafael, al sur provincial, tendremos la oportunidad de volver a alzar la copa.

El proceso ilusiona una vez más por la materia prima, habrá que ser minuciosos en el trabajo y perfeccionistas en los detalles para poder destronar a la Metro y recuperar nuestro lugar de casi siempre.