Las vacaciones del Enano Pires

El hombre que nos dio la Copa del Mundo en el alargue sigue de festejo. Después de pelearla tanto, es un descanso re contra merecido.

Ya pasaron más de dos semanas de aquel momento histórico para nuestro futsal. Esa noche del 7 de abril quedará por siempre en nuestra memoria y, principalmente, en la de Gonzalo Pires.

El jovencito de Jockey tuvo que dar el 200% para llegar en condiciones al Mundial y estuvo cuando lo necesitábamos más: ante Paraguay y en la parte más crítica del partido ante Brasil. Sí, Gonzalo estuvo cuando se definió realmente el Mundial y encima la metió que dentro de 40 años veamos el gol y nos sigamos emocionando. 

Hoy, más tranquilo y en Brasil junto a su novia Julieta y amigos de toda la vida (Juan De Lucía, arquero y compa  en el Burrero y su novia Ailén), el premio es máximo, la satisfacción y tranquilidad de haber cumplido, también. 

Ya habrá tiempo para volver al país, decidir qué hacer con su futuro (¿vuelve a Europa con Grasso y un par más?) y pelear todo de vuelta con el Jockey. Hoy, es momento de descansar. 

¡Salud, campeón!