¿El futsal en los medios grandes?

El título de la Selección Argentina posicionó, al menos por unos días, al futsal original en los grandes medios y visualizó la problemática que nos interesa: la existencia de dos "futsales" paralelos. ¿Antes? Un fracaso total. 

Argentina es campeón, pasaron varios días ya y con la recorrida finalizada de nuestros jugadores por canales, diarios y radios en sus ciudades, el Mundial cumplió en gran parte su ciclo en los medios. Un ciclo corto y lógico, propio de la aceleradas dinámicas de producción y consumo de hoy y, en algún punto, de siempre. Pero corto también porque poco se hizo para que se supiera en serio del Mundial que organizó Misiones.

El recorrido que hizo Misiones 2019 por los medios es digno de análisis. Y al referirnos a “medios” en ésta nota hablaremos de los kapanga, los que, quiérase o no, marcan día a día en mayor o menor medida la opinión pública de los argentinos. No hablaremos de los medios del nicho, es decir, de los medios del fútbol de salón original, cuyo laburo en la previa, durante el torneo y en el post, fue excelente. Medios del nicho donde la falta de recursos siempre se compensa con empuje, ganas y mucho laburo. Medios que tienen la camiseta de este deporte puesta y periodistas que tuvieron que pedir vacaciones en sus otros trabajos para poder viajar. 

El Mundial dejó saldo negativo en algunos aspectos y positivo en otros. Negativo porque se hizo de alcance nacional primero debido al papelón de Pakistán y no por el evento en sí y positivo porque, luego, nuestros pibes, la Selección Argentina, ganaron un espacio en los grandes medios gracias al título pero lograron lo más importante: la visualización de que existimos, de que hay “dos futsales”.

La Nación, Página 12, TN, Clarín e Infobae (medios top en cantidad de visitas en el país) se hicieron eco del Mundial de Futsal Misiones 2019 porque cinco jugadores de Pakistán fueron deportados y no pudieron pasar de Ezeiza y no el evento en sí. Y si profundizamos un poco, durante la semana del Mundial la búsqueda “futsal pakistan” estaba mejor posicionada en Google (es decir, tenía mayor cantidad de búsquedas) que “futsal mundial 2019” o “futsal misiones”.

Esto es una prueba irrefutable de que el futsal CAFS continúa años y años atrasado en materia de difusión masiva en los grandes medios. Entonces, vale preguntarse y tratar de responder esto: más allá del púbico objetivo (jugadores, familia, gente que sigue a los medios exclusivos de futsal CAFS y habitantes de la provincia organizadora, Misiones), ¿cuántas personas en el país sabían de la organización de un evento tan importante como el Mundial? Poquísimas. Y eso es lo preocupante, que Pakistán haya hecho llegar el evento al público en general y haya sido lo primero que salió en los grandes medios. A propósito del tema, recomendamos leer la nota “¿Nadie se hará cargo de esto?”

Fue el #PakistánGate lo que despertó la curiosidad de las grandes industrias del periodismo nacional, lo que lo hizo “noticia” al Mundial. Es decir, en Argentina se organiza un evento del carajo y ¿ese evento se hace público porque una selección no vino? Fracaso. ¿En Argentina se organiza un Mundial de mayores de un deporte y en la etapa previa al torneo (contemos un mes para atrás o aunque sea un par de semanas) no hay ni una nota en un medio importante del país? Fracaso rotundo.

Pero lejos están de ser todas pálidas: nuestros jugadores y cuerpo técnico salvaron la ropa. Sí, ellos, los que le dieron vuelta el partido a Brasil y nos dieron la Copa y la alegría más linda de todas.

La consagración de la Selección Argentina se paseó por todos los medios de alcance nacional. Las imágenes y la emoción de los pibes recorrió cada una de las grandes empresas de comunicación en Argentina. ESPN, TyC Sports, Fox Sports, TNT Sports, solo por mencionar a la industria deportiva, y La Nación, Infobae, Clarín, Página 12 le contaron a todo un país que habíamos salido campeones del mundo, que Mescolatti era el capitán de esta selección y Avveduto el DT. ¿Alguno contó algo más que la consagración en días posteriores? Pocos. El tema tuvo sus dos días de fama y “murió”, comunicacionalmente hablando. 

Claro que en Mendoza, por citar el ejemplo más evidente, hasta el día de hoy los ocho mendocinos visitan cuanto medio hay y salen en vivo en radios de todos los confines de la provincia. Pero claro, es Mendoza, tiene ocho campeones del mundo, el futsal es el deporte de mayor crecimiento y ya hace un par de años que Mdz, Los Andes, UNO, el 9, el 7, LvDiez, Nihuil, La Red y el resto le prestan atención, a veces más, a veces menos. 

Más allá de esto, la exposición más importante no fue la del título conseguido, sino la visualización de que existimos que se logró. Si es evidente que había desconocimiento sobre el Mundial en Misiones, por decantación es evidente que mucha gente no solo desconoce de nuestra Confederación Argentina, re contra federal e inclusiva, y también de las diferencias que nos separan con la disciplina que regula AFA.

Tampoco es errado decir que el solo hecho de tener dos selecciones campeonas del mundo dentro de lo que conocemos como “futsal” también es un hecho confuso. Para quien consume nuestro deporte esto puede ser algo obvio pero pónganse en el lugar de alguien que no está al tanto de esta división ni sigue el deporte: no solo es un quilombo de entender, sino que -debido a su enorme estructura, dinero y medios- es lógico que alguien que desconoce rotundamente de estos temas le suene más el dúo AFA-FIFA que el CAFS-AMF. Por eso, algunas notas que salieron en medios grandes tuvieron este tinte:

Hola, sí. Acá estamos, este futsal no es el de FIFA, nada tenemos que ver con AFA ni con la selección campeona en Colombia 2016. Y, para sorpresa de la mayoría, somos un deporte independiente, somos el deporte original creado en Uruguay en la década de ’30. Somos amateurs y movemos a miles (miles posta, eh) de personas en todo el país. Hay clubes que juegan nuestro deporte en cientos de localidades de la Argentina. Tenemos un montón de torneos nacionales y ligas locales por todos lados. 

Todos estos datos llegaron a los medios grandes gracias al título de la Selección. Y es el saldo positivo que nos dejó este Mundial en materia de comunicación. Que en La Nación, Infobae y Clarín se hable de “dos futsales”, que se titule “Argentina campeón de Futsal AMF” y que se expliquen las diferencias reglamentarias que para muchos de nosotros son obvias, es algo que sirve. Y para los defensores acérrimos de la identidad (¡ja! qué temita pisoteado con las algunas decisiones que se vienen tomando, ¿no?), que se explique todo esto también es un mimo. 

Aquí vale reflexionar sobre otra cuestión. Salgamos nuevamente del nicho, del público que consume el futsal CAFS y subamos la apuesta. ¿Cuántas personas en el país saben que se practican dos deportes en paralelo y la historia de esa división? ¿Cuánta gente sabe que la FIFA se robó este deporte cuando vio el negocio? La respuesta es la misma de recién: muy pocas. Que se hable de “un Mundial AMF” y se tracen las diferencias, que se haga “docencia” y se explique desde cero porqué el futsal se dividió en el mundo hace décadas, entre otras cosas, es lo más importante que nos dejó este Mundial. Y eso, claro, lo logró la selección con su título del mundo. 

¿Hubo seguimiento de algún medio grande a lo largo de la semana? Sí, Olé. Con la salvedad para nada menor de que CAFS abona un canon todos los meses para salir en el online y tener un suplemento mensual en papel. ¿Esto es una crítica? No. Datos, no opiniones. Incluso, Olé hasta invitó a ver la final de la selección en vivo mientras Argentina jugaba ante Brasil. Y Página 12, que tras el suceso de Pakistán fue tirando una nota cada tanto en su sección deportes.

Y sí, también la TV Pública (circuló un spot unos días antes al debut con Australia) y DeporTV estuvieron toda la semana, encargados de transmitir en vivo y repetir los partidos de la Argentina para todo el país y el mundo. Golazo al ángulo. No tener que depender de una transmisión por streaming o Facebook de nuestro querido Brusa y poder ver a la selección por la pantalla “grande” desde cualquier lugar, incluso por televisión abierta, fue de lo mejor que le pasó al Mundial. ¿De dónde salieron estos fondos? Del Gobierno de Misiones. 

Solo a modo de cierre, párrafo aparte para otros dos momentos top del Mundial en los medios y las redes sociales: el arquero robusto de Brasil llenó de memes Twitter, nos hizo llegar al público que mueven @enunabaldosa o @unmetroadelantado (bien “fobalero”) y formar parte de ese microclima tan especial que es la red del pajarito. Esto devino en ser TT luego, con Argentina campeón. Y Maradona, con su saludo en Instagram, que hizo explotar todo en la madrugada del lunes 8.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Diego Maradona (@maradona) el

¿Un resumen? Del Mundial Misiones 2019 solo se sabía en el nicho y, “fortuitamente”, Pakistán no entró al país y llegó a todos lados. Luego, nuestros chicos hicieron el resto: salieron campeones del mundo y posicionaron la consagración al menos un par de días en los medios de Capital Federal, los que consumimos a diario (quedará en cada uno si en mayor o menor medida que los medios locales) en la Argentina “federal” que tenemos.

El Mundial 2019 era una oportunidad única y, probablemente, irrepetible a corto plazo para instaurar al futsal auténtico en la agenda de los grandes medios nacionales durante un periodo de tiempo mucho más prologando que el lunes y martes post consagración. ¿Se aprovechó? No. Se dejó pasar.