“Trabajo y mucho para estar”

Pepe Parada es uno de los grandes referentes de la preselección de Mendoza. A días del recorte, el jugador de Jockey recuerda viejas épocas y se ilusiona con jugar otro Argentino.

La selección de Armando Corvalán está en pleno proceso de cara al Argentino de Selecciones de Santa Cruz. A falta de poco más de tres semanas, Nahuel Parada se ilusiona con estar en la lista de 15 que tendrá la misión de defender el tetracampeonato. Mano a mano con Poste Fijo, recuerda primeras épocas y se anota para estar en la Cuenca Carbonífera.

-¿Te acordás cuál fue tu primera preselección? ¿Qué edad tenias? ¿Quién era el técnico? ¿Y quiénes eran los referentes del plantel?
“Fue en el año 2004, me acuerdo que era el más chico y tenía 17/18 años, ja. Los técnicos eran Ernesto Marcozzi y Enio Gallina. Lisandro Femenina, Adolfo Cía, David Riveros, Rubén Novello y Jonathan Gallegos eran los referentes”.  Datito de color que aportamos: la del 2004 fue la primera también de Mescolatti.
 
-¿Recordás en cuantas preselecciones has estado?
-“Desde el 2004, no estuve en la del 2005 y el año pasado, en 2018, me resentí de una operación de rodilla y no me tocó ser parte del proceso, pero después he estado en todas”.
 
-Desde 2004 hasta hoy, ¿cuál es la selección que recordás con más cariño?
“Cada proceso ha tenido algo especial pero creo que la de 2008, porque salimos campeones en San Rafael y me marcó bastante. Hacía muchos años que Mendoza no ganaba el Argentino”.
 
-En esas primeras convocatorias, ¿de qué jugador aprendiste mucho?
-“Te miento si digo que aprendí de algunos nada más. Siempre la selección mendocina ha sido de grupos muy generosos, compañeros y ganadores. Me ha tocado estar en las buenas y en las malas y siempre nos hemos podido mirar a la cara”.
 
-¿En qué año comenzaste a sentir que eras referente y que tenías que dar el ejemplo?
-“Tuve siempre una buena relación con los más grandes y los más chicos. Por ahí el estar en selección argentina hace que los más chicos te miren más y te pregunten cosas”.
 
-¿Después del Mundial de 2007 te sentiste un poco más referente entonces?
“En el 2007 todavía era un pibe. Ese Mundial me marcó mucho. En el 2013 volví a la selección argentina y fue más notorio el estar en una cancha o en concentraciones con gente más chica que yo”.
 
-Sabiendo que son pocos los jugadores que llegan a tu edad a una preselección, ¿qué sentís de seguir estando y cuáles son las expectativas para este año?
-“Las expectativas son siempre hermosas. El año pasado no pude estar en el proceso, así que trabajo y mucho para poder vestir una vez más la camiseta de la Borravino, cada año cuesta más, pero también las ganas son muchas”.