Para Gonzalo Zulueta, 47 no son nada

Con más de tres décadas de deporte encima, el histórico #1 está vigente y compite en la Primera A. ¿Te ves jugando a los 50? "Estaría bárbaro", tiró el campeón del mundo 94.

No queremos ser tildados de irrespetuosos, solo daremos un dato que nos parece bastante lógico: con 47 años Gonzalo Zulueta podría tranquilamente jugar en Seniors y nadie se sorprendería. Pero su nivel, su historia y, fundamentalmente, su vigencia, lo depositan todavía en la mal llamada liga de los ocho campeones del mundo (nos hacemos cargo, hemos usado reiteradas veces esa descripción): la Primera A del futsal de Mendoza no tiene ocho, tiene nueve porque esta bestia competitiva estuvo en el título de 1994 y al día de la fecha todavía se codea con los mejores.

Una salida indescifrable, seguridad absoluta con los pies y un temple en el mano a mano que hace todavía hace dudar a más de uno. A los 47 años, Gonza Zulueta sigue siendo un arquero respetado y bien ganado lo tiene.

Su nombre está guardado en los páginas doradas del futsal argentino. Cuando todavía le quedaba pelo comenzó a jugar torneos importantes desde muy temprana edad: a los 16 años jugó su primera División de Honor (en ese momento, Nacional de Clubes Campeones) con Regatas B. “Tengo muchas encima. Tantas, que de verdad no las tengo contabilizadas”, contó. 

Decenas de títulos ganados están en la memoria y vitrina del arquero más longevo del futsal argentino. ¿Te quedás con alguno? “Todos fueron muy festejados. Significa la culminación exitosa de un trabajo en equipo, de un proceso. No tengo uno mas importante que otro. Cada uno, en su momento, fue único”.

Gonzalo ya podría vivir el futsal desde afuera y él lo sabe, pero su alma ganadora y el placer que le continúa generando estar dentro de los 40×20 lo motiva para seguir creciendo: “Mientras disfrute voy a seguir haciéndolo. Me motiva mucho serle útil a un equipo dentro y fuera de la cancha a esta edad”.

¿Hay objetivos a los 47? “Con Las Heras tengo el mismo que cuando me inicie en esto, que es salir campeón o, por lo menos, haber dejado todo para lograrlo”. ¿Hay Gonzalo para rato? ¿Te ves jugando a los 50? “Claro que sí, estaría bárbaro”, tiró. 

“Quiero transmitirle a los chicos que sean constantes. Que con entrenamiento, actitud y sin dejar de soñar, todo llega”, expresó Gonzalo, que no niega su interés por enseñar y dejar el legado gigante que ya posee a los que vendrán.

Más de 30 años de carrera tienen un porqué: “El secreto ha sido mantener una disciplina durante todos estos años, no cometer excesos. Siempre pensé que podía cumplir lo que me proponía y a veces los días eran largos y los objetivos complicados, pero el apoyo familiar y meterle, meterle y meterle también fueron importantes. Siempre se puede dar más”.

Apelando un poco a su memoria, el #1 describió su basta trayectoria: “Me inicié en UNCuyo, pero donde más temporadas atajé fue en Regatas, Talleres, Don Orione, Jockey y Ujemvi. En Godoy Cruz, Circulo Policial y Cementista también jugué algunos torneos. Perdón si me olvido de alguno, ja”.

Más de 30 años jugando al fútbol de salón respaldan la por escándalo carrera más extensa del futsal mendocino. Un hombre de mil batallas que a los 47 nos sigue deleitando. Un gustito para la nueva generación, que no vio a tantos apellidos grosos manejarse con la chiquitita pero que, increíblemente, todavía puede disfrutar de Gonzalo Zulueta, nuestro primer campeón del mundo.