El secreto de sus oros

Nicolás Palomino metió doblete: ganó la Copa de Bronce en Seniors con Beltrán y el ascenso del femenino con Guaymallén. Top.

“Esfuerzo mata talento”. La frase de Estado de WhatsApp de Nicolás Palomino sintetiza en tres palabras su ABC para la vida deportiva. El técnico sabe que el sacrificio no se negocia y ese es el leit motiv que le baja a sus planteles.

Si algo tuvo este semestre la vida de Palomino fue esfuerzo y horas de vuelo divididas en Beltrán (Seniors) y también en Guaymallén (Femenino B) los dos equipos que comando al título. Si, un semestre inolvidable.
 
Con el Fraile obtuvo el título en la Copa de Bronce, y por ende, el ascenso a la siguiente categoría. Con un equipo que fue conociendo de a poco y al que logró sacarle el mayor jugo posible para terminar con el objetivo cumplido, al margen de que no seguirá al frente del plantel la próxima temporada. 
 
En Guaymallén la cosa tuvo un plus afectivo, es que su mujer Florencia y su familia política están ligados a las entrañas del club, y saborear el éxito de esa manera fue un plus. Justamente fue su familia el motor para poder bancar seis meses de locos, de acá para allá, trabajando en Beltrán, Guaymallén, Universidad de Cuyo (en hockey), Huracán Las Heras (fútbol), gimnasio y escuela. Si, una catarata de trabajos repartidos en 24 horas para juntar el mango y pagar las cuentas. 
 
Por eso lo de Palomino es mucho de esfuerzo, y por eso también la alegría interminable con el campeonato del Italiano. Por eso esa corrida que solo captó el Gordo Sosa, trepando escalones para abrazar a su esposa y su hijo en camino sintetizando en una muestra de cariño tanto sacrificio condensado. Por todo eso, el talento en la vida de Palomino puede esperar.