¡Feliz día de la futbolista!

Gracias por su lucha y el crecimiento en un deporte históricamente machista. A seguir adelante

Para escribir sobre feminismo en estos tiempos que corren hay que tener, de mínima, un poco de compromiso y responsabilidad con un tema tan delicado como importante.

El fútbol de salón ha sido un deporte para varones desde sus inicios, o al menos eso nos inocularon (tan érroneamente) cuando empezamos a tener un poco de conciencia.

Por suerte las cosas van cambiando. Por suerte las mujeres levantaron la bandera y denunciaron irregularidades calladas por tanto tiempo. Eso en la vida, claro. En el día a día. Pero el fútbol no es la vida pero se le parece demasiado, como dice Sacheri.

Por eso no está mal alegrarnos con su triunfo, el más importante, que excede y supera cualquier medalla de oro. Hoy el fútbol femenino es igual de importante que el masculino. Hoy tenemos una Primera, y una categoría de ascenso, y también hay inferiores. Si, aunque para muchos parezca una utopía.

Hoy, las Baninis o las Blancos que afloran ya no traban con varones porque tienen su propio campeonato, por puntos, con reglas y trofeos.

Y hoy también Mendoza domina en el plano nacional, con 5 títulos y media selección Argentina nacida en estos lares del mapa.

Hoy también el deporte empieza a profesionalizarse y aparecen contratos y oportunidades para seguir creciendo.

Ésto es apenas un lunar en un contexto que excede una cancha de fútbol de salón pero es saludable que también pase dentro de ella.

Hoy es un día comercial, para que las redes sociales se hagan un festín de publicaciones saludándolas. Ojalá que mañana también lo sea. Y pasado. En definitiva, son una parte enorme de esta gran familia que es nuestro deporte. Felicidades. No por hoy, felicidades por todo lo otro.