Difonzo, el mejor de todos

Berni fue elegido MVP en San Rafael. Un pibe que no deja de crecer.

Es difícil escribir desde la objetividad cuando uno aprecia a la persona en jaque. Con Berni Difonzo me pasa eso: es un pibe que conocí por la profesión, con el que hice migas y ahora, tener que describirlo en una nota es algo complicado.

La noticia ya quedó vieja con la voracidad de las redes sociales. Berni fue elegido el mejor jugador del campeonato C20 que ganó en Mendoza y desde acá es inevitable no mencionarlo.

Tengo una ventaja en esto del afecto. Hay un detrás de escena en esta historia con final feliz que no todos conocen y que a veces es bueno contarlas.

Difonzo es el mejor por todo lo que hace cuando tiene la pelota en los pies pero también por todo lo que le ocurre cuando esta vestido de civil. En eso, el pilar de su familia es clave. Papá Darío, mamá Toti y hermana Cande. Fieles seguidores, amantes del nene y los encargados de que además de crack, sea buen pibe. 

Hace algunos meses, el propio Berni dudaba de la convocatoria: “Ojala que Stahringer me lleve”, rezaba por lo bajo, sin dimensionar todo lo que pasa cuando agarra la pelota. Y acá hay merito del deté, que supo amalgamar un plantel con todos capangas (dentro de la categoría, claro).

Berni estuvo citado y tuvo que usar el 7 porque en esto del deporte el derecho de piso existe. Por eso la 10 en el club es de Sir Mescolatti y en la C20 de Saviola Molina. El resto, es historia conocida. Mendoza, campeón. Difonzo, mejor jugador.

Ahora vendrá el breve regreso a casa, el lomo sin mayonesa ni picante para cenar, la charla familiar y el momento de partir. Lo espera Italia y un maremoto de emociones. Hasta la vuelta, crack.